¿Por qué la izquierda no repudia el aborto?

Estos últimos días la polémica del aborto se escenifica de modo absoluto. Mientras que ayer observabamos que los medios de comunicación denunciaban las palabras de Cañizares y, a modo de contraataque, hoy contemplamos al PP desenvainar su espada para defender al cardenal;  la semana pasada se abría esta porfía de manera más sagaz en la facultad americana de  Notre Dame, como muestra el video de abajo. La exclusiva pregunta que cabría en una sociedad tan desarrollada como la nuestra busca hallar por qué no se inicia un diálogo que modere cualquier impulsividad entre ambas posiciones:  ¿Por qué ese derroche de vehemencia en un debate que no va más allá de imperecederas posturas irreconciliables?

              En una civilización que se vanagloria de ser el ideal de Estado que garantiza derechos como el de la libertad, la igualdad o la solidaridad, es insentato ejercitarse en el sórdido exterminio de la palabra. Las constituciones occidentales que abogaron por el progreso humano  han de ser interiorizadas tanto por los representantes como por los ciudadanos de la sociedad. Todo aquel que no presuma de dialogar y conciliar ideas, para que el hombre continúe edificando su andamiaje, está abocado a esa autoalienación humana, que Nietzche no se cansa de exhortar en su nihilismo activo.

              Entretanto, como dirían los clásicos presocraticos y, hasta el mismo Silvio Rodriguez; “el tiempo pasa, nos vamos haciendo viejos”. Y de este modo, no nos enfretamos a la faz verdadera del problema. Y para elucidar la cuestión, ni siquiera sería necesario ir a la esencia de las cosas, viajar a la causa primera de todas nuestras voluptuosidades o desencantos. Es decir, que no sería ineluctible desempolvar el capítulo cuarto del libro duodécimo de Metafísica, donde Aristóteles hace un llamamiento humano a resolver cualquier problema desde la “causa primera de todas las cosas”, que es “la esencia eterna”.

               La biología nos ilustra al respecto, argumentando que la célula resultante de la concepción anexiona combinaciones genéticas propias. En este sentido, el embrión está lleno de vida pero, en contra de lo que podría pensar Bibiana Aído, de vida genética humana. De este modo, si el proyecto de ley se impone en nuestra sociedad, la aniquilación del inocente seguiría estando garantizada, ya que el mayor o menor tamaño del embrión no delimita la dimensión de la pérdida humana.

              En estos últimos días algunos socialistas han enarbolado lo siguiente: “rechazamos el aborto porque somos de izquierda”. De modo inaudito decían que era “pseudoprogre” defender el aborto. Inaudito porque esto no corresponde con el clamor popular tanto de la izquierda nacional como de la  supranacional. Si definimos como progreso a la “acción de ir hacia adelante”, si la idea de progreso cree haber  luchado siempre en pro de la dignidad de la persona (art. 10 CE), ¿por qué  se cataloga de progresista la defensa del aborto?; ¿no seremos más progresistas aquellos que lo repudiamos? El corazón del género humano necesita ser salvado desde todos los ángulos de sus dramas. En consecuencia, terminamos el artículo desde la misma incognita que se expone en el título del mismo, ya que es demasiado dificultoso hacer un ejercicio intelectual que justifique  la exculpación de esta atávica lacra.

 

Una respuesta

  1. Jesús! Soy Cris, de Crónica Blanca. Nos conocimos el otro día en casa de Manuel. Me han pasado tu blog y, bueno, aún no lo he leído en profundidad, pero lo haré. De momento, decirte que está estupendo, que el vídeo que publicas lo vi el otro día y me impactó muchísimo, que lo que más me gusta del post es esta frase:” El corazón del género humano necesita ser salvado desde todos los ángulos de sus dramas” (es la clave) y que me encanta que cites a Silvio, que, aun con mis desavenencias en muchas cosas, es uno de mis cantautores favoritos.
    Besos y gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: