El ateísmo I

Punto de partida de la problemática: la ejemplaridad

Si preguntamos a cualquier colega chasqueado del hecho religioso, señalará indefectiblemente a la Institución  como lugar que acaudala la culpabilidad de su decepción. Los grandes críticos de la religión han destacado la misma razón que el ateísmo popular arguye. El feto de esta irreligiosidad se puede elucidar rudimentariamente en el nominalismo y, consecuentemente, en el método cartesiano.

 Sin embargo, la primitiva crítica explícita que arremete contra el hecho religioso la encontramos en la Ilustración (Rosseau). Posteriormente, el siglo XIX muestra la faz de una crítica catalogada como clásica (Feuerbach, Strauss, K. Marx y Freud). En el siglo pasado y, por tanto, en los escritores actuales, los vestigios del ateísmo son trazados desde el pensamiento de Adorno, Horkheimer y H. Albert, provenientes principalmente de la Escuela de Frankfurt y de la teoría crítica. Este ateísmo que, a veces ha adquirido forma humanista (Sartre, Moliere, Voltaire, Nietzsche, Shakespeare, Schopenhauer), política (jacobinos, Marx, liberalismo antieclesiástico aburguesado) o científica (La Mettrie, Laplace, A. Comte) viene determinado por la crítica de cualquier no creyente, donde su vértebra muestra la siguiente elucubración: la interdependencia existente entre el problema de Dios y el problema de la Institución.

              El mismo Horkheimer es capaz de estudiar la esencia del ateísmo en Noticias, su obra tardía. En su reflexión viaja, subrepticiamente, una especie de mitigación de su anterior y feroz crítica al fenómeno religioso, sosteniendo la idea que aquí estamos proponiendo acerca del nacimiento del ateísmo:

“La religión cristiana no ha sabido traducir su convicción de la existencia de un Dios infinitamente bueno a la práctica de la historia que ella misma ha regido y acuñado. (…). Sus representantes no han hecho creíble el supuesto de un Dios infinitamente bueno y no han actuado en el sentido de un Creador y Hacedor divino, sino que ha perpetrado múltiples infamias y crueldades que han puesto la religión al servicio de los malos instintos del hombre. Tristes ejemplos de esto son las cruzadas y las quemas de brujas. El despecho del hombre hundido en situaciones indignas ha sido desviado hacia víctimas indefensas y otros objetos de agresión. Esta praxis ha causado a la religión graves perjuicios”.

              En otras palabras, podríamos formular la siguiente pregunta al ateísmo de cualquier tiempo: ¿tendría Dios otra apariencia para usted si en vez de observarlo desde la Iglesia en general lo encontrase en la persona de Jesús en particular? Avanzando aún más en el desvelamiento del mapa de ruta del ateísmo, podríamos ofrecerle sobre el tapete de su camarote la razón de ser de su navegación, que puede que incluso él mismo, como capitán del navío, desconozca: la poca armonía encontrada entre teoría y praxis en el hecho religioso. Si no es esa la razón de su actual navegación, si era al menos la excusa por la que huyó de aquel puerto religioso…

              Sin embargo, la praxis no es el criterio que ha de regir la verdad de la teoría. ¡No es legítimo identificar la cosmovisión religiosa con el aprovechamiento de su ejemplaridad! No obstante, toda teoría debe llevar al cumplimiento ejemplarizante de la misma. No me cabe duda de que esta humilde respuesta sería la que mi amigo José María Avendaño daría a cualquier no creyente, en sus Apuntes de Vida y Esperanza:

“Está claro que hacemos lo que podemos,
pero todo eso no es suficiente,
porque hemos de confiar más en Dios,
y ser portadores de la felicidad,
y que los juicios vivan lejos de nuestro corazón,
y que el agua de la esperanza calme la sed del angustiado,
y que (…),
y que el amor esté en toda nuestra vida,
y que entendamos que Dios habla nuestro mismo idioma,
y que no es enemigo del ser humano”.

7 comentarios

  1. Claramente el hombre no ha sabido imitar a Jesús, wero ello no me va ainvitar aser Ateo.

    Haciendo un paralelo si nunca he visto un buen presidente, ¿tengo derecho a decepcionarme de la politica?…no crees que es un absurdo,. quedar amedio camino y no terminar la senda.

    ” Si un pais no avanza es debido a la falta caracter e integridad ” ( asi de simple)

    qu estes muy bien.

    au revoir.

  2. ateo: 1. adj. Que niega la existencia de Dios. Apl. a pers., u. t. c. s.

    Dios, en el sentido universal, no debe ser el Dios cristiano, llámese Jesús o santísima trinidad.

    ¿El ser humano crea a Dios? Sí, teniendo en cuenta el politeísmo de las culturas mesopotámicas o egipcias, griegas o romanas, olmecas o hinduístas.

    El concepto de un único Dios.

    Jesús, amigo, quizá aquí me salga del debate, pero la conversión de una cosmovisión politeísta hacia el poderoso monoteísmo de las religiones del libro ¿no es menos auténtico? ¿no invita más al ateismo que esa otra fe animista movida por una primaria Fe hacia los fenómenos tangibles y verdaderamente “milagrosos”?

    Un abrazo

  3. […] leer antes el ateísmo I y […]

  4. […] CádizIusnaturalismo y positivismo a debate“The divine assessment” or the divine assassination?El ateísmo IContacto¡Bienvenidos a los […]

  5. Siempre que se mira hacia atrás, lo hacemos desde un punto de vista de nuestro tiempo, sin entrar en la mentalidad de una época pasada. No es lo mismo el hombre de este momento que nos ha tocado vivir, que el de hace cien años, ni de los que vengan detrás nuestra.
    La época medieval siempre arremete con esas cosas desde el punto de vista que interesa. Es como si ahora queremos destruir la monarquía, por que al que robaba en esa época le cortaban las manos, o por coger a una mujer en adulterio la condenaban a muerte. La historia, al igual que ayer y pasará siempre, cogemos lo que nos interesa.

  6. […] los cuatro capítulos en los que intentamos desentrañar lo que subyace detrás del rostro del ateísmo, ahora toca […]

  7. […] lo largo de los capítulos de El Ateísmo, tratamos de entablar una conversación –de modo destructivo- con los frentes culturales que han […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: