El ateísmo II

La verdad: interrogante transformado en irreligiosidad infundada.

(Recomendación: leer antes El ateísmo I)

20070502092940-ateoUna vez visto en el artículo anterior el nacimiento del ateísmo, es preciso ahora adentrarse en dicha empresa y observar sus distintas oficinas y salas de reuniones. Desde los presocráticos la aspiración de todo ser humano ha residido en la búsqueda del conocimiento, con el objeto de descubrir la verdad y abrazar la felicidad. Desde esta premisa, una de las salas del ateísmo, presididas por Adorno, podría reprochar al fenómeno religioso las siguientes formulaciones:

Por qué las Instituciones, en vez de plantear la cuestión de la cosmovisión de la realidad (verdad), han recurrido a la necesidad de la religión (corriendo el peligro de convertirse en mera superstición; sentimientos y sensaciones irracionales; doctrinas esgrimidas en fórmulas mecánicas disfrazadas de oraciones, etc.).

Por qué las Instituciones, en vez de solicitar la verdad de la religión, han recurrido a la necesidad de lazos familiares (tradiciones socioculturales) ya que a veces, “por precaria autonomía se elige lo heterónomo”.

              En este sentido, no es coherente apartar la racionalidad de nuestra existencia, aunque tampoco sería lícito absolutizarla. Los utensilios racionales comportan una importante dimensión, a través de la cual nos podemos acercar a la totalidad de la realidad tal cual es. Por ello, el siglo XVI abrió una etapa importante, pero peligrosa para un conocimiento íntegro de la verdad. A personalidades de esta época (filósofos como Descartes, Spinoza, Leibniz, Voltaire, Lessing, Strauss o Kant; y científicos como Copérnico, Galileo, Kepler, Newton y Boyle) podríamos esbozarles las siguientes cuestiones: ¿Puede vivir el hombre exclusivamente de la razón?; ¿posee la ciencia natural sus límites de conocimiento?; ¿puede la ciencia moderna prescindir de Dios?; ¿ha sido necesaria la aparición del ateísmo modero? Pero sabemos que en los rudimentos de esta etapa moderna la mayoría de los pensadores dejaban una abertura al fenómeno trascendental. En consecuencia, afirmaban sigilosamente que la realidad no es unilateral; sino pluridimensional, salvaguardando el hecho de que razón y fe jamás quedasen despedazadas. No obstante, estrenaron un andamiaje filosófico que iba a volver a los inicios de la historia, donde se reconstruiría la Torre de Babel: salieron a la palestra otros pensadores que, directa y vehementemente, negaron la existencia de Dios (Freud, Feuerbach, Marx y Nietzsche como insignes representantes).

              A ellos, desde la otra orilla, desde la empresa religiosa, también  podríamos exigir a los anteriores pensadores un planteamiento honesto sobre la verdad, ya que sus metodologías hacen cuestionable la no existencia de Dios; pero no logran dar el paso definitivo que pruebe su inexistencia.

Feuerbach plantea la superación de la religión en sus escritos: “convertir a los hombres de teólogos en antropólogos, de teófilos en filántropos, de candidatos del más allá en estudiantes del más acá, de camareros religiosos y políticos de la monarquía y la aristocracia celestial y terrena en ciudadanos de la tierra conscientes de sí mismos”. Lo que hace el pensador es utilizar un método antropológico, eludiendo todo procedimiento trascendental y, de esta forma, profetiza la muerte del cristianismo. Así pues, sobrevive de una fe indemostrable, que es la fe en la naturaleza humana.

– El socialismo ateo esboza la extinción de la religión. Engels asienta su pensamiento en el materialismo histórico y en el opio de Marx y, este, en el de Feurbach (“el hombre hace la religión”). Joseph Dietzgen, amigo de Marx y Engels, actualiza el significado de la arista que muestra ahora este tipo de ateísmo: “Sí, la democracia social es la verdadera religión, la única Iglesia que salva, en la medida que persigue el objetivo comunitario no por caminos fantásticos, no con plegarias, deseos y suspiros, sino por el camino real, efectivo y verdadero, por la organización social del trabajo manual e intelectual… La socialdemocracia vive de la fe en la victoria de la verdad, de la esperanza en la redención de la esclavitud material y espiritual, del amor a la igualdad del derecho de los hombres”. Aquí también se utiliza un método (sociopolítico) que elude el trascendental y, al mismo tiempo, sobrevive de una fe, también indemostrable, que es la fe en la futura sociedad socialista.

Freud defiende la disolución de la religión, argumentando que el desiderium Dei, propuesto en su día por Agustín, es una aspiración e ilusión infantil y una mera creación del propio deseo. De este modo, el pensador reemplaza la fe en Dios por la fe en la ciencia, revocando así la primera: “No, nuestra ciencia no es una ilusión”. Esta reflexión queda trazada a través de un método psicoanalítico (el fenómeno religioso se atribuye a la neurosis y a la líbido), esquivando afrontar el problema desde un ángulo metafísico. Aquí también sobrevive una fe, igualmente indemostrable, que es la fe en la ciencia irracional. Además, otros psicoanalistas (G. Jung, E. Fromm y V. Frankl) han destacado justamente el argumento contrario que su fundador esgrime, ya que para Jung: “la falta de religión, de religión viva, es causa de múltiples neurosis”.

– En La gaya ciencia, Nietzsche anuncia el nihilismo. La nada se apodera no solamente de la reflexión de que hacía Schopenhauer sobre la existencia de un ser superior, sino que todos los valores se tambalean. Tras entonar un sonoro Requiem aeternam deo, proclama la superación del mismo, tras un frustrante romance amoroso con la joven rusa Lou von Salomé. Motivo que le incita a destronar los valores tradicionales en Así habló Zaratustra. Tras verse fracasado en sus experiencias sentimentales, endiosa la voluntad de poder humana, desde una visión social antidemocrática (aristocrática) y  antialtruista, limitada a engrandecer la egolatría.

               En síntesis, ni Feuerbach, ni Marx, ni Freud, ni Nietzsche han tratado una metodología adecuada para afirmar que la Biblia es simplemente una ficción y que Dios es su protagonista. Tanto la existencia como la inexistencia de Dios permanece hoy como un gran interrogante, al cual aún no se le ha dado una respuesta ni empírica, ni filosófica, ni racional. A tenor de todo esto, Machado susurraría los siguientes versos:

“Dice la razón: Busquemos la verdad.
Y el corazón: Vanidad.
La verdad ya la tenemos.
La razón: ¡Ay, quien alcanza la verdad!
El corazón: Vanidad.
La Verdad es la esperanza.
Dice la razón: Tú mientes.
Y contesta el corazón:
Quien miente eres tú, razón,
que dices lo que no sientes.
La razón: Jamás podremos
entendernos, corazón.
El corazón: Lo veremos.”

9 comentarios

  1. El amigo Freud, al que leí muy joven, denosta la ilusión como algo malo. Como si utilizar en el mortero para hacer la vida la ilusión, no fuese necesario.
    Decía Novalis, que sólo permanece lo que fundan los poetas.Fijaros al final en los versos de Machado, que rotundo cuando dice la Verdad es la esperanza.
    A la Fe hay que ir por Cristo. En eso la religión que viene de oriente, en los iconos ,es tajante. Nos dan la imagen del Crucificado, para que metiéndonos en la piel del Hombre, en el espíritu del Hombre, lleguemos a Dios. En definitiva, humanizar la religión.
    Buscar a Dios, por el camino de la Cruz. . Ya lo dijo Santa Teresa. El madero el único camino para el Cielo.

  2. A veces hay que cruzar la cerca para probar o refutar nuestras teorias.

    que estes muy bien.

    un abrazo,au revoir.

  3. […] más visitados El neoaltruismo El ateísmo IIIusnaturalismo y positivismo a debateEl encuentro de Descartes con Pascal joven IIEl encuentro de […]

  4. […] leer antes el ateísmo I y II y […]

  5. la prueba de la inexistencia de dios esta en que no hay pruebas de su existencia, si crees en visiones divinas etc etc, como puedes creer que personas enfermas alucinen o o tengan delirios, deberiamos ir al manicomio a idolatrar a esas personas ya que si dios existe, no estan locos, son enviados de dios, sus mensajeros? …. cuando no se soporta la crueldad de la mentira de la vida recurres a lo inexplicable, y crees que por tener fe en algo imposible, falso, y completamente ( mas que completamente) absurdo como es la religion y cualquier tipo de dios/dioses.
    cada ves que leo algo por este estilo recuerdo de einstein; “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.”
    la mentira mas dificil de desmentir es la que tienes delante de tus ojos y te niegas a mirar esquibando las miradas, si la publicidad de las empresan utilizan mensajes subliminales, y aun asi les funciona. esperas que una persona razonable y sin miedo de la vida no se de cuenta que la culpa de tantas personas religiosas se debe a la manipulacion que utiliza la iglesia, los padres, como el ejercito manda sus soldados y ellos no pueden cuestionar la orden, tampoco puedes cuestionar a dios, porque iras al infierno, a no ser que te arrepientas? de verdad… que estupida es la raza humana, pero por mucho que digas, por mucho que quieras, por toda la fe que le pongas nada cambiara, dios nunca jamas existio, y si queires pruebas esperalas, pero no tendras una vida tan larga, los humanos llevamos poco tiempo en el mundo y evolucionamos impresionanemente, pero aun nos queda mucho, el infinito nada mas y nada menos aunque por desgracia seguira existiendo gente estupida, solo espero que algun dia eliminen del mundo las religiones, empesando por las iglesias!
    no deseo ningun mal a nadie ni ofender a nadie, pero si tu ves a una persona rezando a un televisor, a que pensarias que es idiota? para mi ese televisor es tu dios, no pierdas triempo de vida, no tendras ni 1 solo minito despues d ela muerte

  6. Les pido por favor a todos los ateos que no discutan sus puntos de vista con estas personas… no comprenderan ningun tipo de argumentos… por eso se le llama “fe ciega”

    • Estimada Alejandra:

      Ciertamente, no es posible llegar a la fe a través de la razón; pero el creyente tiene muchas razones para creer. Es por ello, que confío que sea posible un diálogo serio y respetuoso entre creyentes y no creyentes. Hay muchos argumentos para negar la existencia de Dios. De hecho, en esta serie de publicaciones destaco dichas lucubraciones. Pero también hay otros pensadores cristianos o provenientes de otras religiones que han reflexionado sobre la posibilidad de la existencia de un ser trascendental. Y eso es lo que se intenta ofrecer en este espacio: algo más allá del aca; lo que se esconde detrás de la inmanencia. Por ello, animo a otros lectores a dialogar, no así discutir sobre lo que nos concierne.

  7. yo no soy ateo…pues ser ateo sería estar admitiendo de ante mano que hay un dios en el cual se niega creer..por lo tanto creo que yo mas que ateo soy HUMANO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: