El Salvador accede a investigar el asesinato de Oscar Romero

El Gobierno salvadoreño de Mauricio Funes consentirá la investigación del asesinato del arzobispo Oscar Romero. El nuevo mandatario izquierdista recula ante la posición mantenida por el anterior partido derechista. La Ley de Amnistía de la guerra civil será derogada para poder investigar los crímenes cometidos por los militares.

Oscar Romero, momentos después de recibir el disparo

El Estado de El Salvador recula en su posición, informando que investigará el asesinato del arzobispo Oscar Arnulfo Romero en 1980. Este cambio de rumbo se debe al acatamiento de un informe emitido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que instaba realizar una investigación del asesinato, sancionar a los culpables, reparar a los familiares de la víctima y dejar sin efecto una Ley de Amnistía puesta en vigencia tras la guerra civil en ese país (1980-1992).

     Oscar Arnulfo Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un francotirador contratado por la ultraderecha. Sus últimas palabras, pronunciadas un día antes en la catedral de San Salvador, estuvieron dirigidas a los militares: “Están matando a sus mismos hermanos campesinos. Ningún soldado tiene que obedecer la orden de matar. Ya es tiempo de que recuperen su conciencia. En nombre de Dios y en nombre de este sufrido pueblo, les suplico, les ruego, les ordeno, cese la represión”. Un día después, sólo un disparo en el pecho, justo en el momento de alzar el cáliz en la capilla de un hospital, pudo acallar su voz. Pero al disparo se le unió la guerra civil y más tarde los largos años en el que gobernó El Salvador un partido de derecha, la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), cuyo fundador, Roberto D’Aubuisson, fue también el presunto autor intelectual del asesinato, según determinó la Comisión de la Verdad, dependiente de la ONU.

   David Morales, director de Derechos Humanos de la Cancillería salvadoreña, ha indicado durante una audiencia en la CIDH en Washington que desde la llegada al poder del presidente Mauricio Funes el pasado junio, El Salvador “avanza hacia políticas públicas en las que los derechos humanos son la prioridad”. En este sentido, “El Estado reconoce plenamente la autoridad de la Comisión, reconoce el carácter vinculante del informe y reconoce las conclusiones dictadas por la Comisión”, aseguró Morales.

     Si este proceso llega a feliz término, se podrá decir que la línea de actuación del izquierdista Funes ha puesto fin a más de 20 años de gobierno de la derecha, que ha ignorado la represión ejercida por los militares durante la Guerra Civil. Para que no haya  dudas de este avance, Morales ha recalcado que el gobierno trabajará con el fiscal, que es el encargado de adelantar la investigación del asesinato de Romero; y con el Congreso, que es el ente que puede derogar la Ley de Amnistía de 1993.

     En cualquier caso, el nuevo Gobierno va a comenzar de forma inminente con las reparaciones construyendo una plaza en homenaje a Romero y realizando un video sobre su vida. Al mismo tiempo, Funes también quiere plantear una compensación económica para los familiares afectados por la dictadura. Así lo expresó el presidente del Gobierno salvadoreño, el pasado verano celebrando el inicio de las actividades organizadas por los treinta años de la muerte del arzobispo: “el asesinato de Monseñor Romero no puede quedar impune”. 

     
Pero lo que desean los sectores eclesiales relacionados con la Teología de la Liberación  es lo que el mismo Morales sentenció: “colaborar en cualquier tipo de investigaciones a cualquier delito durante el conflicto armado”. “Lo que requiere El Salvador es que se reabra una discusión incluyente sobre cuál es la forma más adecuada de reconciliación sin discriminación esta vez de víctimas de violaciones de los derechos humanos”, apuntó el director de Derechos Humanos de la Cancillería salvadoreña. En el mismo orden cosas, Gisela de León, abogada del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) espetó: “Este es un hecho histórico y un primer paso en la reparación de las graves violaciones de los derechos humanos en el conflicto armado”.

     Si la siembra de esta semilla da sus frutos, quizá la figura de Oscar Romero sea desenterrada tanto a nivel internacional como eclesial. Si el proceso de beatificación del arzobispo ha ido demasiado lento ha sido porque “estaba el problema de que un bando político quería, equivocadamente, usarlo como bandera, como una figura emblemática. ¿Cómo hacemos para iluminar esta persona, sin permitir que la usen? Ese es el problema”, expresó Ratzinger hace tan solo un par de años. Ahora, lógicamente, se abre un nuevo telón donde el Vaticano no podrá resistirse a canonizar a este mártir cristiano.

(Video – 5´01″)

Weblografía: Informe emitido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que instaba realizar una investigación del asesinato; Ley de Amnistía; Últimas palabras de Oscar Romero en su predicación el hospital; Esbozos de últimas predicaciones (por Jon Sobrino); Vida y obra de Oscar Romero (por Xavier Picaza)El Vaticano se resiste a beatificar a Monseñor Romero; Presidente Funes: Asesinato de Monseñor Romero no puede quedar impune” ;

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: