El deseo de Herman Van Rompuy

The challenges for Europe in a changing world. Este era el título del discurso que Herman Van Rompuy esgrimió en el Colegio de Europa en Brujas el pasado 25 de febrero. Ante el fatídico problema económico que a nivel mundial se está padeciendo, el Presidente del Consejo Europeo propuso cambios, como el nombre del discurso indica.

seeker401.files.wordpress.com

  Pero su propuesta de metamorfosear la estructura económica no sólo implicó a Europa. Su ambiciosa disertación versaba en el desarrollo de un gobierno económico mundial. Para ello, Van Rompuy puso sobre el tapete de una mesa tan pretensiosamente plural, como la del G20, la representación única de la UE en instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI).Y decimos pretensiosamente plural, porque hay países emergentes que aspiran a tener un espacio considerable en el FMI. Por ello, más adelante dejaremos abierta la cuestión de si este espacio tan deseado para países como China, Brasil o India marchitarían la ilusión de Van Rompuy.

   Ahora toca ver lacónicamente las dos cuestiones más elementales que resonaron aquella noche en Brujas. Es preciso analizar que para el Presidente del Consejo Europeo la UE tenga “dos misiones que cumplir y dos pistas que seguir”:

“La primera: hemos de seguir desarrollando una gobernanza económica mundial. La creación del G20 fue un gran paso. Resulta esencial reunir a los máximos protagonistas en torno a una misma mesa. En este contexto, los Estados miembros de la UE necesitan reforzar la coordinación de su política económica exterior. La segunda: hemos de revisar y reformar las relaciones con nuestros principales asociados. Pienso, en primer lugar, en EEUU, Canadá, Rusia, China, Japón, India, Brasil. La Cumbre de Copenhague nos demostró que Europa ya no consigue destacar dando el buen ejemplo. Se necesita algo más que el convencimiento de que tu propuesta es la mejor. Para participar en el juego, la Unión necesita tener peso político”.

   Y en esta maraña de locuacidades, que parecen esquivar concreciones, podemos apreciar la ambiciosa solución del Presidente del Consejo Europeo: que “el campo de las relaciones económicas exteriores es (sea) el vector más prometedor para que Europea hable con una sola voz ante el mundo”. Y, ¿cómo puede Europa hablar con una sola voz al mundo? Con una avidez indomable, solucionando la cuestión de su representación única en instituciones como el FMI.

¿Realidad o entelequia en su disertación?

Si el personaje de Hamlet levantara la cabeza se haría esta pregunta y, a continuación, alegaría: ¡esta es la cuestión! ¿Subyace realismo o una utopía ilusoria en las palabras del Presidente Herman Van Rompuy? A pesar del azote de la crisis económica en los países de la zona euro, ¿es cabal abogar por un único asiento en el FMI? Al Presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, considera en la misma línea que los países europeos están ridículos en la institución por su representación fragmentada.

revistapueblos.org

   Sin  embargo voces discordantes ponen en tela de juicio estos apetitos. Sabemos que el Presidente de la Fundación Robert Schuman, Jean-Dominique Giuliani, predica que la Unión Europea aún no esta lista para tener una representación única en las instituciones financieras internacionales.

   Como antes advertíamos implícitamente, la Unión Europea afronta presiones para disminuir su representación en el FMI y, de esta manera, hacer más espacio a China y otras economías emergentes que juegan, cada vez más, un papel superior en el marco internacional. Por ello, si Van Rompuy persiste en materializar su proyecto, no hemos de escandalizarnos que algunos analistas empiecen a lanzar preguntas encendidas e incómodas para los europeos. A modo de ejemplo; ¿es lógico que Bélgica tenga más peso que Brasil?

   De otro lado, hemos de percatarnos de que no todos los europeos están de acuerdo en obtener la representación que Van Rompuy ansía. Sin ir más lejos, el Presidente de la Comisión, Durão Barroso, sería un diáfano ejemplo de oposición a dicha representación. Además, el mismo Van Rompuy destacó en el discurso de Brujas que los ciudadanos europeos no sufren ansiedad “por perder poder” a nivel mundial, sino que lo que verdaderamente les duele es “la pérdida de sus empleos, (y el) empeoramiento del estado de bienestar a causa de la competencia mundial”.

   Quizá lo que tenga que aclarar el Presidente del Consejo Europeo son los beneficios tangibles que aflorarían en los bolsillos de los europeos si se consiguiese la representación única en el FMI. Los clásicos objetivos del FMI son: promover  políticas cambiarias sostenibles a nivel internacional, facilitar el comercio internacional y reducir la pobreza. En justicia, ¿no estarán otros más preparados que Europa para coordinar los objetivos de esta tan intrincada empresa?

  Nuestra pequeña, o a lo sumo, mediana empresa europea ha de centrarse en unos objetivos que sostuvimos sin ambages en el pasado artículo y que es preciso señalar a modo de conclusión:

“La tarea más urgente de la presidencia española en la UE es la de recuperar la razón para que, ellos, los políticos que presiden, disciernan el nuevo modelo productivo; potencien a los empresarios, para que se beneficien de sus inversiones favoreciendo a la comunidad; legislen para que los trabajadores sean bien remunerados y los parados accedan a la bolsa laboral. Y, de esta manera, se siga cocinando los clásicos ingredientes humanizadores de verdad, igualdad, justicia, dignidad, seguridad, solidaridad, honestidad y fraternidad”.

Una respuesta

  1. Just google and came here. Nice design. I like it.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: