El deseo de Herman Van Rompuy

The challenges for Europe in a changing world. Este era el título del discurso que Herman Van Rompuy esgrimió en el Colegio de Europa en Brujas el pasado 25 de febrero. Ante el fatídico problema económico que a nivel mundial se está padeciendo, el Presidente del Consejo Europeo propuso cambios, como el nombre del discurso indica.

seeker401.files.wordpress.com

  Pero su propuesta de metamorfosear la estructura económica no sólo implicó a Europa. Su ambiciosa disertación versaba en el desarrollo de un gobierno económico mundial. Para ello, Van Rompuy puso sobre el tapete de una mesa tan pretensiosamente plural, como la del G20, la representación única de la UE en instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI).Y decimos pretensiosamente plural, porque hay países emergentes que aspiran a tener un espacio considerable en el FMI. Por ello, más adelante dejaremos abierta la cuestión de si este espacio tan deseado para países como China, Brasil o India marchitarían la ilusión de Van Rompuy. Sigue leyendo

Anuncios

Luz verde para un coche sin gasolinas

El PSOE rectifica y se autocorrige el exámen de Económicas

Los socialistas dan marcha atrássurtidor-de-gasolina, y sus propuestas quedan salvadas, pero descafeinadas y desdibujadas. El PP votó con -¿sus  nuevos amigos?- CIU y PNV. Pero el PSOE dice “ganar” al pactar con grupos pequeños izquierdistas -¿del mismo perfil ideológico?- Finalmente, no queda abierto el tope para la deducción de vivienda, ni hay cifra concreta para las ayudas automovilísticas, ni ordenadores que prometan Sobresaliente a aquellos alevines que lo utilicen.

               ¿Por qué no ha encontrado apoyo en PNV y CIU? Mientras los primeros tienen motivos tan evidentes que no necesitan ser explicados, los segundos sigue manteniendo un divorcio con el gobierno español que va adquiriendo dimensiones sempiternas. Para ello, el PSOE debería haber fraguado un discurso “menos centralista” y, por ende, “menos anticatalanistas”, dejando mayor cobertura a la política aeroportuaria, independentista y financiera de los catalanes. Así de abiertamente lo manifestaba  Joan Tardà de CIU en 24 horas de RNE.

                No sabemos si el encuentro de ayer sirvió para que florecieran nuevos amores en el hemiciclo. Eso está por ver, tanto por parte tanto de los que ocupan las sillas azules como la de sus opositores. Lo que sí parece irrefutable es que el gobierno ha dado luz verde a un vehículo que no le queda ya ni una gota de combustible. La embestida del que viene por atrás puede ser frustrantemente colosal. Tras una semana en búsqueda de petróleo en un cálido desierto, seguimos estacionados en medio de la pista del circuito. ¿Para qué entonces el debate? Puede que nuestro Presidente se fuera anoche a la cama haciéndose la misma pregunta.