Reacción de los medios ante el caso Gürtel

Los rotativos que más se han implicado en el caso descansan, leyendo un sumario de 50.00o páginas. Las conclusiones que se viertan servirán para la autorreflexión de cada medio. La pregunta que subyacerá a los directores de cada empresa informativa será la de hasta qué punto  se ha confabulado un periodismo torticero

cuasieconomista.files.wordpress.com

La semana pasada se hizo público el sumario del Caso Gürtel. Tras un año de nudo, el juez del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que instruye el caso Gürtel, Antonio Pedreira, levantó el pasado seis de abril el desenlace de una novela que señala al ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, como implicado en el cobro de 1,3 millones de euros. Este, hace tan solo un par de días, se buscó a un par de cajas de ahorro y a otros tantos colegas, para que le prestasen tan 3 millones de euros y pagar con monedas su deuda, para no pagarla con dos años de cárcel. Eso sí, para tan tamaña corrupción, ¿veremos una tamaña inhabilitación de su cargo público en el Senado? Sigue leyendo

La financiación solidaria II

Yo, como español, que sufre Zapaterofobia, discrepo

 zapatero1jpgA pesar de que durante estos días algunos se empecinen en subrayar el elevado consenso de la financiación, la decisión final del Gobierno ha hecho que la sonrisa esbozada de algunos sea más declarada que la de otros . Otrosse han abstenido, aunque solo los del PP. Manifestada mi opinión en el artículo anterior, sobre los beneficios en Andalucía, comprendo el brindis (para mí, al sol) de algunos. Para Zapatero, es “deseable que todas las comunidades autónomas se sientan cómoda”. Sin embargo hay comunidades que no están de acuerdo con esta reforma y a los que se han abstenido, se les ha tachado de “partidistas”. ¿Por qué lo ha hecho sólo el PP? Pregunta fuera de contexto, habiendo asimilado desde hace tiempo la partidocracia reinante en nuestro país.

              Los que han aceptado los resultados finales de la financiación (no pensemos de modo pernicioso) son hombres que obviamente han estudiado esta medida tanto de modo aséptico como objetivo. El mismo día 15 por la tarde, el iluso de Rajoy quería seguir negociando, alegando que “aún hay tiempo”. Y, todos sabemos, que, cuando menos hasta septiembre,  las comunidades desaventajadas lo tienen todo perdido, porque empezando por Rajoy todos tienen unas ganas inmensas de empezar el sempiterno periodo político vacacional. 

               Un día antes de la financiación, tuve la oportunidad de cubrir una noticia en Cádiz en la que, entre otros monarcas o señores feudales, Griñán escenificaba su grandilocuencia (estaba Bibiana, pero todavía es princesa). Aseguraba que se tuvo que  “colar con Luis (Pizarro) en Madrid”, porque “los flecos” (eufemismo que, no se por qué, ha estado presente en toda reflexión sobre la financiación) del acuerdo se deshilachaban demasiado. Y con arrebato veraniego, ladeando su chaqueta, arremetía contra el ERC y su homólogo Puigcercós. Increíble, por inédito.

                Excepto los catalanes del ERC, ¡todos están molestos! Fíjense, ¡hasta Griñán! Como no cuide sus modales, Zapatero es capaz de castigarle, al mismo estilo de como lo ha hecho con Chaves.  Sin embargo, lo más deleznable es que algunos mantengan su rabia de modo contenido. Y para colmo, el Gobierno, con talante inigualable, lanza la piedra y esconde la mano, sin querer explicar nada hasta septiembre. Solo lo hace para que veamos, hasta que punto el gobierno ha perdido el norte de un barco que, como no venga otro capitán, está a punto de naufragar. Los tripulantes, hartos de estos vaivenes, estamos fatigados.

              La Administración Central se parece a esos odres viejos de los que nos habla Jesús de Nazaret (Lc 5, 33-39). Y a vinos nuevos… Los 11.000 millones de incremento total, se pretenden depositar en un recipiente constitucional, que a lo peor está agrietado. Con lo cual, puede que muchos se queden sin disfrutar de este vino. Clarividente es que como sigamos pidiéndole al viñador (contribuyente) que arroje vino  en pequeños botijos agrietados, el recolector se irá cansando, y su trabajo acortando. Y todos, con sed, a beber del odre agrietado… Y bendecido por los catalanes.